Reciba ayuda inmediata

Autolesión

Las autolesiones hacen referencia a las lesiones que una persona inflige sobre su cuerpo a propósito. Aproximadamente 1 de 100 personas se lesionan de este modo. Más mujeres que hombres se autolesionan. Una persona que se autolesiona por lo general no busca suicidarse. No obstante, corre un mayor riesgo de intentar suicidarse si no recibe ayuda.

La autolesión suele manifestarse por primera vez en la adolescencia o durante los primeros años de la adultez. Es posible que algunas personas se autolesionen pocas veces y luego se detengan. Otros, en cambio, lo hacen con mayor frecuencia y les cuesta detenerse.

Algunos ejemplos de autolesión son

  • Cortarse (por ejemplo, con una hoja de rasurar, un cuchillo u otro objeto filoso que corte la piel)
  • Golpearse o golpear cosas (como una pared)
  • Quemarse con cigarrillos, fósforos o velas
  • Tirarse del cabello
  • Picarse los orificios del cuerpo con objetos
  • Romperse huesos o hacerse moretones

Muchas personas se cortan porque esto les da una sensación de alivio. Otras personas se cortan como una forma de lidiar con los problemas. Algunos adolescentes dicen que, cuando se lesionan, lo hacen porque están tratando de no sentirse solos, enojados o desesperanzados.

Se puede vencer la necesidad de autolesionarse. Existen otras formas de hallar alivio y de lidiar con las emociones. La orientación puede ser de utilidad.