Reciba ayuda inmediata

Trastorno por déficit de atención por hiperactividad (ADHD)

El trastorno por déficit de atención por hiperactividad (ADHD) es un problema que implica no poder concentrarse, ser muy activo, no poder controlar la conducta o una combinación de estos factores. Para que estos problemas sean diagnosticados como ADHD, deben estar fuera del rango normal de edad y desarrollo de una persona.

Causas

El ADHD generalmente comienza en la infancia pero puede continuar en la adultez. Es el trastorno del comportamiento que más se diagnostica en niños. El ADHD se diagnostica con mucha más frecuencia en niños que en niñas.

No hay claridad respecto a qué lo produce. Es posible que una combinación de genes y factores ambientales influya en el desarrollo de esta condición. Hay estudios de imágenes médicas que sugieren que el cerebro de los niños con ADHD es diferente de aquéllos que no lo tienen.

Síntomas

Los síntomas del ADHD se clasifican en tres grupos:

  • No poder concentrarse (desatención)
  • Ser extremadamente activo (hiperactividad)
  • No poder controlar la conducta (impulsividad)

Algunas personas con ADHD tienen principalmente síntomas de desatención. Algunos tienen principalmente síntomas de hiperactividad e impulsividad. Otros tienen una combinación de los distintos tipos de síntomas. A veces se dice que quienes tienen mayormente síntomas de desatención tienen trastorno por déficit de atención (ADD). Tienen a ser menos disruptivos y es más probable que no se les diagnostique ADHD.

Síntomas de desatención

  • No pone atención a los detalles o comete errores por descuido en las tareas escolares
  • Tiene dificultad para mantener la atención durante las tareas o los juegos
  • Parece no escuchar cuando se le habla directamente
  • No sigue instrucciones y no termina las tareas escolares o del hogar
  • Tiene problemas para organizar las tareas y actividades
  • Evita o no le gustan las tareas que requieran un esfuerzo mental sostenido (como las tareas escolares)
  • A menudo pierde los juguetes, las tareas, los lápices, los libros o las herramientas necesarias para las tareas o actividades
  • Se distrae fácilmente
  • A menudo es olvidadizo con las actividades diarias

Síntomas de hiperactividad

  • Mueve nerviosamente las manos o los pies o se revuelve en el asiento
  • Se pone de pie cuando se espera que esté sentado
  • Se pone a correr o a escalar en situaciones inapropiadas
  • Tiene problemas para jugar o trabajar en silencio
  • Siempre está activo, actúa como si fuera impulsado por un motor
  • Habla excesivamente

Síntomas de impulsividad

  • Suelta las respuestas antes de que le terminen de preguntar
  • Le cuesta esperar su turno
  • Interrumpe o molesta a otros (se mete en conversaciones o juegos)