Reciba ayuda inmediata

Trastornos de uso de sustancias y salud mental

A veces coexisten los problemas de salud mental y los trastornos de uso de sustancias. Esto se debe a que:

  • Ciertas drogas ilegales pueden causar una adicción en personas que experimentan uno o más síntomas de un problema de salud mental
  • Los problemas de salud mental a veces conducen al consumo de drogas o alcohol, ya que algunas personas con un problema de salud mental pueden abusar de estas sustancias como una forma de automedicación
  • Los trastornos mentales y del uso de sustancias comparten algunas causas subyacentes, como los cambios en la composición del cerebro, las vulnerabilidades genéticas y el contacto temprano con el estrés o el trauma

Más de uno de cada cuatro adultos que padecen un problema de salud mental grave también tienen un problema de abuso de sustancias. Los problemas por uso de sustancias se observan más frecuentemente asociados a ciertos problemas de salud mental, entre los que se incluyen:

Trastornos de uso de sustancias

Los trastornos de uso de sustancias pueden referirse al uso o a la dependencia de sustancias. Entre los síntomas de estos trastornos se pueden encontrar:

  • Cambios en el comportamiento, por ejemplo:
    • Disminuir la asistencia y el rendimiento en la escuela
    • Meterse en problemas con frecuencia (peleas, accidentes, actividades ilegales)
    • Usar sustancias en situaciones que representan un peligro físico, por ejemplo mientras conduce u opera una máquina
    • Actuar a escondidas o de manera sospechosa
    • Manifestar cambios en el apetito o los patrones de sueño
    • Exhibir cambios sin explicación en la personalidad o la actitud
    • Demostrar cambios en el estado de ánimo, irritabilidad o estallidos de ira
    • Pasar por períodos inusuales de hiperactividad, agitación o aturdimiento
    • No tener motivación
    • Mostrarse temeroso, ansioso o paranoico, sin razón alguna
  • Cambios físicos, por ejemplo:
    • Ojos inyectados de sangre y pupilas de tamaño anormal
    • Pérdida o incremento de peso repentinos
    • Deterioro del aspecto físico
    • Olores inusuales en el aliento, el cuerpo o la ropa
    • Temblores, habla inarticulada o coordinación atrofiada
  • Cambios sociales, por ejemplo:
    • Cambio repentino de amigos, lugares favoritos de reunión y pasatiempos
    • Problemas legales vinculados con el uso de sustancias
    • Necesidad de dinero sin explicar o problemas financieros
    • Uso de sustancias incluso a pesar de que generan problemas en las relaciones

Recuperarse de los problemas de salud mental y del uso de sustancias

Las personas que padecen problemas de salud mental y trastornos de uso de sustancias deben recibir tratamiento para ambos. El tratamiento para ambos problemas (los de salud mental y los trastornos de uso de sustancias) puede incluir rehabilitación, medicamentos, grupos de apoyo y terapia de conversación.

¿Busca más información o asistencia?