Reciba ayuda inmediata
     

Dos palabras que todas las personas con enfermedad mental deben aprender

24 de jul. de 2014
Por: Jessica Gimeno, defensora de la salud mental

La enfermedad mental es impredecible pero si sabe cómo decir, “necesito ayuda,” ya es un gran avance.

"Necesito ayuda". Esas son dos de las palabras más difíciles de decir. Aprender a decirlas y ser lo suficientemente valiente como para buscar ayuda son pasos necesarios para sobreponerse a la enfermedad mental y a la vida misma.

En nuestra cultura donde todo es instantáneo, cada vez es más difícil tener conversaciones auténticas. Los pedidos de ayuda que se transmiten mejor por teléfono ahora se reducen a mensajes en Facebook y Twitter que pasan desapercibidos entre las noticias. Y las conversaciones que se tienen mejor en persona ahora se envían a través de mensajes de texto. ¡Incluso existen aplicaciones que ayudan a terminar con una relación desde su smartphone! Llamar a un amigo y decirle: "Estoy deprimido. ¿puedes venir?" significa ser vulnerable. ¿Qué pasa si su amigo se ríe, lo hace a un lado o lo llama débil?

Yo no podría estar viva hoy si no hubiese sido capaz de aceptar que necesito ayuda y superar la ignorancia, el rechazo y las barreras culturales.

Durante mis años de adolescencia, pedí a los adultos que formaban parte de mi vida que me ayudaran con un problema de depresión recurrente pero me decían: "esto es solo angustia adolescente". He oído cosas como: "si rezaras o te esforzaras más, no estarías deprimida".

Se suele decir que los jóvenes somos muy inmaduros para comprender el dolor. Pero me negué a quedarme callada. En lugar de ello, grité más fuerte. Todo cambió cuando tenía 18 años y mi amiga Dina, a quien le habían diagnosticado trastorno bipolar, se suicidó.

Debido a su muerte, investigué sobre la enfermedad y me di cuenta de que yo tenía muchos de los síntomas. Por fin supe por qué Dina era la única que me entendía: porque pare cía que teníamos los mismos problemas de salud mental.

Por mi cuenta, consulté al psiquiatra del campus de mi universidad, quien me diagnosticó con trastorno bipolar II, que se define por un patrón de episodios depresivos bajos y episodios hipomaníacos altos. También busqué una segunda opinión, que confirmó el diagnóstico. El diagnóstico fue un alivio después de años de luchar contra un enemigo sin rostro y sin nombre. Me di cuenta de que pedir ayuda no es un signo de debilidad; es un signo de fortaleza.

Pedir ayuda también fue crucial para mi éxito escolar. Me gradué con honores en la universidad con dos especialidades. También obtuve 20 títulos con el equipo de charlas de la universidad.

Pero mi experiencia en la universidad no fue fácil. ¡De hecho, obtuve una D+ en el primer parcial! El examen se tomó durante uno de mis episodios depresivos. La depresión puede afectar la concentración.

Afortunadamente, con el tiempo, he aprendido a identificar los síntomas de la depresión y a ser previsora para poder consultar a mi terapeuta, llamar a un amigo y pedir ciertas cosas (por ejemplo: pedir una más tiempo en un examen cuando empezaba a sentirme deprimida en vez de esperar hasta que se me pase).

Pedir ayuda disminuyó la frecuencia y la duración de mis cambios de humor.

Más allá de la enfermedad mental, es necesario admitir que necesitamos ayuda para sobrevivir a otras pruebas de la vida. Cuando tenía 19 años, me diagnosticaron el síndrome de ovario poliquístico (SOP). Más adelante, cuando tenía 24 años, me diagnosticaron miastenia gravis (MG), una enfermedad neuromuscular autoinmune. Vivir con SOP y MG es una batalla diaria. La MG afecta a la mayoría de las partes de mi cuerpo y por eso uso un bastón. Puede ser difícil llamar a un amigo cuando estoy estresada y preguntar si él/ella tiene tiempo para hablar pero lo hago de todos modos. La verdad es que la enfermedad mental es impredecible y la VIDA también lo es. La vida tiene sorpresas para todos. Pero si sabe cómo decir: "necesito ayuda", ya es un gran avance.

Jessica Gimeno es un activista de la salud que cree que se puede sobrevivir a una enfermedad con estilo y sentido del humor. Visite su blog, Fashionably ill: The Sick Woman's Stylist y sígala en Twitter @JessicaGimeno.

¿Desea comentar en este blog? Visite nuestras páginas en Facebook o Twitter para compartir sus opiniones e iniciar una conversación.

Etiquetas Jóvenes | Depresión | Trastorno bipolar | Conmemoraciones | Ayuda | Trastornos del estado de ánimo