Reciba ayuda inmediata
     

Los adolescentes tienen un papel fundamental en su propio diagnóstico y tratamiento del ADHD

18 de sep. de 2014
Por: Susanna Visser, Dr.P.H, M.S., directora adjunta interina de Ciencias, División de Desarrollo Humano y Discapacidad, Centro Nacional de Defectos Congénitos y Deficiencias del Desarrollo, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades; Jackie Oberst, Ph.D., Oficina de Política Científica, Planificación y Comunicaciones, NIMH; Ruth Perou, Ph.D, Oficina de Evaluación y Rendimiento de Programas, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades; y Mark Wolraich, M.D., Centro de Ciencias de Salud de la Universidad de Oklahoma

Una adolescente y su madre están en una visita al médico.

El rostro del trastorno por déficit de atención por hiperactividad (ADHD) ha cambiado dramáticamente en las últimas dos décadas. Aunque antes se diagnosticaba mayormente en niños en edad escolar, ahora el ADHD se diagnostica más frecuentemente entre niños de todas las edades, no como sucedía hace 10 años, lo que aumentó la preocupación sobre su diagnóstico. Entre 2007 y 2008, los adolescentes, de entre 12 y 17 años, tuvieron el mayor aumento de procentaje de diagnósticos del ADHD, comparado con niños más jóvenes.

Para cumplir con los criterios de diagnóstico del ADHD, el niño debe tener algunos síntomas del ADHD antes de los 12 años (adolescencia). Sólo se debe efectuar un diagnóstico si los síntomas son tan graves que se interponen en su funcionamiento normal.

Entonces, ¿por qué hemos visto un aumento de diagnósticos del ADHD entre los adolescentes? Algunos expertos se cuestionan si muchos de esos diagnósticos son válidos. Sin embargo, algunos adolescentes pueden haber tenido síntomas del ADHD que no se encontraron en la temprana edad. Otros pueden haber tenido síntomas pero fueron capaces de lidiar con ellos en su temprana edad; con las grandes demandas sociales y académicas de la escuela secundaria y preparatoria, los síntomas pueden causar problemas que requieren un apoyo adicional.

La buena noticia es que un grupo de doctores, científicos y padres han revisado y actualizado recientemente las pautas de diagnóstico y tratamiento para el ADHD. Estas pautas incluyen recomendaciones especiales para adolescentes.

Las mejores prácticas para evaluar a un adolescente en cuanto al ADHD incluyen:

  • Preguntar sobre los síntomas del ADHD y otros problemas de manera estructurada, por ejemplo, a través del uso de una lista de control en base a criterios;
  • Recolectar información sobre los síntomas, su impacto y problemas relacionados directamente de los adolescentes, uno o ambos padres, por lo menos dos profesores y un adulto que conozca bien al adolescente (por ejemplo, un entrenador o un consejero estudiantil);
  • Buscar las primeras señales de los síntomas del ADHD que se pueden haber pasado; y
  • Considerar otras condiciones que pueden explicar mejor los síntomas o que pueden ocurrir al mismo tiempo que los síntomas del ADHD, como traumas y exposición a la violencia, depresión, ansiedad o consumo de sustancias.

Las mejores prácticas para tratar al ADHD entre los adolescentes incluyen:

  • Es necesario realizar tratamientos seguros y comprender lo que está ocurriendo en la vida del adolescente que pueda provocar ansiedad e hiperactividad;
  • Recibir el permiso del adolescente para realizar el tratamiento;
  • Considerar las preferencias y circunstancias de la familia y el adolescente cuando se crean los objetivos y planes del tratamiento del ADHD;
  • Prescribir medicamentos aprovados por la Administración de Alimentos y Medicamentos(FDA, siglas en inglés) de los EE. UU. y la terapia del comportamiento, si es posible, según las preferencias de la familia y el adolescente;
  • Considerar los riesgos que conlleva que el adolescente comparta o abuse de los medicaentos para ADHD, que es más común entre los jóvenes de más edad, y elegir la fórmula del medicamento que sea apropiada para el adolescente; es menos común que los adolescentes abusen de algunas fórmulas, como las transdérmicas (parches) o de liberación prolongada;
  • Si aplica, considerar laas necesidades y riesgos en cuanto al manejo (los adolescentes con ADHD están más involucrados en casi cuatro veces más accidentes automovilísticos que los adolescentes sin ADHD) cuando se desarrolla el plan del tratamiento.

Los padres, adolescentes y proveedores de servicios de salud tienen que saber las mejores prácticas para el tratamiento y diagnóstico del ADHD entre los adolescentes. Es muy importante que los adolescentes tengan un rol activo en el proceso de diagnóstico y tratamiento del ADHD. De esta manera, los adolescentes pueden cuidar de su propio bienestar y controlar su tratamiento del ADHD de la manera que mejor se adapte a sus necesidades y respalde su salud y desarrollo.

Para conocer más acerca del ADHD, visite los sitios web de CDC y NIMH. Padres y adolescentes pueden conocer más acerca del ADHD aquí .

¿Desea comentar en este blog? Visite MentalHealth.org en Facebook o en Twitter para publicar sus comentarios e iniciar una conversación.

Etiquetas Tratamiento | Jóvenes